DECOR

Claves de una buena anfitriona para recibir visitas en casa

Ding-dong… ¡Ya han llegado tus invitados! ¿Quieres unos consejos para ser el perfecto anfitrión? No te pierdas estas 6 claves para recibir visitas en casa y hacer de su estancia una gran experiencia.

-Prepara una cama acogedora

Tanto si tienes una habitación de invitados como si de lo que dispones es de un cómodo sofá o sofá-cama en el salón, lo importante es que tus huéspedes duerman bien. Así que haz que este espacio resulte lo más acogedor posible.

Pon unas sábanas limpias y perfumadas para conseguir ese confort. Fíjate en que estas sean adecuadas a la temperatura de la estación correspondiente y cómo no, a la de la propia casa. No te olvides de facilitarles unas mantitas para que ellos decidan cuánto quieren arroparse.

Aunque se trate del sofá, puedes conseguir que sea más cómodo cambiando los cojines por una almohada de verdad y poniendo varias capas de ropa de cama limpia para acurrucarse. Es tan sencillo como pensar en esos pequeños detalles que te hacen sentirte en casa y añadirlos.

El dormitorio de una casa de campo con paredes paneladas de madera blanca, una cama con ropa de cama azul y un estante de pared encima para guardar y colocar cosas.

-Coloca detalles de lujo

Cuando recibes invitados debes asegurarte de que tus huéspedes tienen todo lo que necesitan.

Tu casa no tiene que ser un hotel, pero siempre puedes jugar con los detalles para ofrecer un lujo a la altura de un hotel de cinco estrellas. ¿Cómo? Muy sencillo. Por ejemplo, ten siempre a mano un par de albornoces mullidos. Puedes colocarlos sobre la cama y dejar una tarjetita para darles la bienvenida a tu casa.

Un mullido albornoz blanco doblado sobre una cama con ropa de cama azul y un libro antiguo sobre Noruega expuesto con ramitas.

-No te olvides de las toallas

Un gesto vale más que mil palabras. Así que anticípate y prepara todo lo que les puede hacer falta como, por ejemplo, unas toallas.  

Puedes tenerlas preparadas ya en una balda o un armario o bien darles un toque muy especial. Enrolla las toallas y sujétalas con un cordel para colocarlas en una bonita cesta. Y para darle ese extra, añade una ramita de temporada.

Una cesta hecha de materiales naturales entretejidos, situada junto a un taburete blanco y llena de toallas azules enrolladas.

-Que tu casa sea su casa

Hay pequeños detalles que te hacen sentirte como en casa, pero que normalmente no puedes llevarte por motivos de espacio. Una vela, unas zapatillas mullidas… Todas estas cosas hacen que las visitas se sientan como en casa y a ti no te supone nada tenerlas en tu pequeño kit para invitados.

Sé agradable, crea un espacio cómodo e inspirador, y asegúrate de que tus huéspedes tienen todo lo que necesitan. Yo siempre intento recibir a mis invitados como me gustaría que me recibieran”.

Un par de zapatillas grises sobre una alfombra de yute, personalizadas con hilo de lana azul que forma un motivo de abeto en la parte delantera.

-Deja agua preparada

Para que tus invitados no tengan que llevarse un vaso de agua a la cama, ponles una jarra llena y un vaso en la mesilla de noche.

Y no te quedes ahí: dale un toque especial al agua con esta infusión antioxidante. Añádele al agua semillas de granada, rodajas de caqui, gajos de naranja pelados, pimienta de Jamaica y canela en rama, y deja que repose. El resultado será delicioso y espectacular.  

Una jarra de vidrio con tapón de corcho llena de agua con canela en rama y fruta, junto a un vaso.

-Recibe a tus invitados con una bebida

Recibir visitas con un aperitivo o una bebida siempre es un buen comienzo. Ayuda a tus huéspedes a deshacerse del estrés del viaje con una bebida de bienvenida, fresquita en verano o calentita para los días de frío.  

El chocolate caliente hace maravillas. Para esta versión casera, corta una tableta de chocolate negro en pedacitos, mézclalos con canela en polvo y leche, y caliéntalo todo. Sírvelo en tazas, ponle varias nubes, espolvorea un poco de canela y añádele virutas de chocolate.

Y no te quedes ahí: sírvelo con un tarro lleno de galletas que se puedan llevar a la habitación por si les entra hambre por la noche.

Chocolate caliente con nubes en una taza de color azul grisáceo sobre una tabla de cortar y galletas en un bote de cristal con tapa de bambú.

Fotos/texto por Ikea

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s